Borderlands 3, mucho más CAOS